FORO DE DISCUSIONES
 
Inicio arrow La Raza arrow Historia II
 
Historia ll

HISTORIA II

"KURT ROESEBECK" - LA CONTINUIDAD.

roesebeck.jpg

 

 

En el mismo año 1.936 se celebraron las elecciones y fue nombrado oficialmente como presidente el Dr. Kurt Roesebeck, quien siguiendo la línea de su predecesor en el cargo, en cuanto a la preocupación por la utilidad del Pastor Alemán, una de las primeras medidas que adoptó fue la de imponer la exigencia de tener aprobadas unas pruebas de trabajo para conseguir en la Siegerschau la calificación de "Vorzüglich" (o "Excelente").

 

 

 

Pero poco después Alemania se vé nuevamente envuelta en una guerra contra todos, la Segunda Guerra Mundial, y desde 1938 a 1945 el SV se ve imposibilitado de continuar libremente con sus actividades, controlado por el régimen del III Reich.

perro_guerra_4.jpgperro_guerra_3.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Pastores Alemanes, claro está, fueron de nuevo utilizados masivamente en las batallas, volviendo a rendir a plena satisfacción, pero ahora con mayor número de tareas encomendadas, avanzándose mucho en su especialización. Así, existían entonces más distintivos de formación que en la guerra del 14, a los ya conocidos SH (perro sanitario), el KrH (perro de acción), se unieron el SuchH (perro de búsqueda), el MH (perro de aviso), el SchH o "Schutzhund" (entonces perro de protección o defensa), el PH (perro de policía), el FH (perro de rastreo), el DH (perro de guardia o centinela), el GrH (perro de patrulla de fronteras), además de los de usos civiles, como el HGH (perro de pastor), el BlH (perro lazarillo) o el LawH (perro de avalanchas). Terminada la guerra, se implantó en 1945 una prueba, el Zpr o "examen para la crianza" o (apto para la cría), de una más simple estructura, destinada a calificar unas aptitudes básicas en los perros para poderlos autorizar para la reproducción.En las elecciones de 1945 Roesebeck daría paso al nuevo presidente Kaspar Katzmair, después de haber enfrentado los dificiles años del nazismo y de la segunda conflagración mundial.

 



"KASPAR KATZMAIER" - EL PASTOR ALEMAN MODERNO

katzmaier.jpg

 

 

 

Desde los años 1946 y 1947 se reanudarán las celebraciones de las SV-Siegerschau, teniendo lugar dos Siegers cada año, una en zona británica y otra en zona americana y al año siguiente en la británica y en la "trizona", dentro de aquellas particiones del territorio alemán que los aliados habían acordado.

 



En 1948 se acuerda la formación de la República Federal Alemana, en territorio occidental, y en 1 949 la URSS organiza la República Democrática Alemana, al Este de Berlín, materializando la ruptura y división de Alemania en dos Estados diferentes, situación que perdurará bastantes años.

La SV, a partir de entonces, permanece en la RFA, continuando sus actividades en el lado occidental y perdiéndose prácticamente el contacto con los aficionados del otro lado del conocido "muro de Berlín".

Este será el comienzo de la verdadera "disociación circunstancial que la raza sufrirá en dos tipos bien distintos, el occidental, más preocupado por la funcionalidad estructural, y el oriental, centrado sólo en el aspecto utilitario del trabajo. Algo que en el resto del mundo encontrará eco, decantándose unos por la primera tipología y otros por la segunda, empezándose a hablar ya de "líneas de belleza" y de "líneas de trabajo", algo que ha supuesto, a nuestro entender, el mayor daño que se le ha podido hacer al perro de Pastor Alemán, pues ni unos ni otros conservan la esencia de la raza, como perros integrales que deben ser siempre.

Antes, en 1947, la SV se vistió de luto ante las casi simultáneas muertes del Dr. Roesebeck y de Herr Fritz Schäeller.
Katzmair continúa en la Presidencia del Club e impone la nueva norma, avanzando más en la selección, de que para obtener el título de Sieger sea necesario provenir de, al menos, padre y madre con escuelas de trabajo. A aquellas camadas que cumplían este requisito y que además contaban con los cuatro abuelos igualmente instruídos, es decir, dos generaciones con escuela, se les denominaba "crianza de trabajo" o de “selección” como se le llama hoy, y era algo muy tenido en cuenta ya en la calificación de los perros en las exposiciones y en la Siegerschau.

Hacía algunos años que en las Siegerschau se había instituido también una calificación, la de "Vorzüglich-Auslese" (VA), que se daba a aquellos ejemplares que, situados tras el Sieger o Campeón, poseían tan buenas cualidades como aquel mismo y destacaban a la cabeza del grupo de los "Vorzüglich o Excelentes". Con ésto se pretendía, además de premiar merecidamente a esos ejemplares, ofrecer un abanico de sementales en la clase abierta machos, todos de extraordinarias cuaidades y que por ello eran distinguidos con el VA. Así, esos perros se convertían en los “elegidos", los destacados como modelos para la continuidad y el futuro de la raza.

En esos años, finales de los cuarenta, jueces Prestigiosos como Walter Trox, Heinrich Klein, Fritz Hartung, Heinz Röiper, Werner Funk, etc... imponían su criterio brillantemene en sus juicios, con sus “rapports” agudos y, escuetos, y el SV se encontraba empeñado en un serio programa de mejora y dura selección. Así el número de Ausleses y de Excelentes era muy limitado en las Siegerschaus, queriéndose significar de esa manera la rigurosa tarea selectiva que se estaba realizando. El grueso de los perros participantes obtenía la calificación de "Sehr Gut" o "Muy bueno".

En la Sieger de Bremen de 1950, Katzmaier sitúa en la "Gebrauchshund-Klasse" (o Clase de Trabajo) machos, como VA4 a un perro que será clave en el futuro de la raza: ROLF v. OSNABRÜCKER LAND. El Juez Trox, en la abierta hembras, deja a su hermana de camada, RENA, VA3, y a su madre, MAJA Y. OSNABRÜCKER LAND, de ya seis años de edad, como VA7.

rolf_v._osnabrucker_land.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al año siguiente, 1951, Katzmaier sufre una enfermedad y Trox le sustituye en el juicio de la clase magna, la clase abierta machos, consagrando a ROLF con el título de Sieger.

En 1952, Katzmaier sigue enfermo, y la junta Directiva de la SV nombra, insólitamente, a dos jueces para ocuparse de la clase abierta machos, conjunta y simultáneamente. Se trataba de Heinrich Klein y de Fritz Hartung. Sus juicios resultaron ciertamente controvertidos, y necesitaron de una amplia explicación, como prólogo de la relación de los perros analizados, en la "SV-Zeitung".

En realidad, estos dos jueces quisieron dejar patente en su actuación una tendencia, bastante extendida ya entre algunos criadores de entonces, a apartase de la "tipicidad" característica de la línea de "Rolf", para inclinarse por una esbeltez y estilización mayor que la del mesomorfismo que se producía a través de éste. Se abrirá así un debate interno en el SV, que llegaría a convertirse en auténtica confrontación, entre los defensores del tipo "Rolf" y los partidarios de la estilización propuesta por Klein y Hartung con LIDO V. FRIEDLICHENHEIN como Sieger de 1952. Werner Funk juzgó aquel año la clase de trabajo hembras.

En 1953, Kaspar Katzmaier goza de una cierta recuperación de su enfermedad y vuelve a ocuparse de la clase abierta machos, y Funk repite su actuación con las hembras. El Presidente, poco o nada contento con los juicios del año anterior, impone una drástica vuelta al orden anterior. Al Sieger del 52, lo sitúa como 5º Excelente; al VA 5 del 51 lo retrocede al último de los Excelentes (V-14), y al V2 del año anterior lo deja V 12 a dos puestos de la "cola" de los excelentes. Se acentúa con ello la polémica en el seno de la SV, y se vivirán tiempos de intentos de secesión y ruptura en el Club, proponiéndose que la clase abierta nunca más fuera juzgada por un sólo juez, sino que se confiara a todo un Comité de expertos, con lo que se ponía en tela de juicio al propio Presidente.

En esta difícil situación, Katzmaier volvía a recaer en su enfermedad, de la que ya no se recuperaría, y entonces la SV vive horas de fuerte lucha interna por ocupar la dirección de Club e imponer así cada cual los criterios de la corriente a la que se encontraba adepto. Finalizaba la tercera etapa de la SV, la "era Katzmaier", ya que éste se veía obligado a abandonar la Presidencia en 1954 a causa de su enfermedad, aunque no fallecería hasta el 18 de abril de 1956. Se caracterizó por su esfuerzo en la apertura de líneas, puesto que en su toma de posesión había recibido un panorama de tremenda concentración de la rama "estrella" de los 30, la nacida en KLODO V. BOXBERG.
Quiso descargar de consanguinidades la raza, dando paso en el grupo de Ausleses a ejemplares que provenían de líneas con orígenes en escalones muy anteriores, y que habían crecido paralelamente inéditas a la rama central de "Klodo" y de "Utz v. Haus Schütting". Llegó a reabrir incluso una línea con origen en "Beowulf", que había conducido a "CLAUDIUS v. HAIN" y que tendría suma importancia, por ser depositaria de un firme carácter que se transmitió a través de ella.

Le tocó además vivir los años de guerra y dura postguerra, en la que debió ocuparse de recuperar la raza de sus muchas diezmas y de su escasa selección, y, en realidad, sólo dispuso de poco más de diez años de tiempo para realizar su labor presidencial.

Fue criticado por "tendente a la antigüedad" y por un talante poco abierto, pero debe reconocérsele su entrega, su coraje y su firme disposición por hacer lo que consideraba lo mejor para el futuro de la raza. El triste final de su etapa no fue en absoluto merecido para quien había sido, entre otras cosas, el artífice de la recuperación de la "buena imagen" del pastor alemán, tras la segunda Gran Guerra, en la que la raza fue denostada y hasta llamada maldita, a causa de los lógicos sentimientos antigermanos despertados en todo el mundo.

Pero dejaba, como hemos dicho antes, un Club dividido y con un ambiente muy controvertido, y aquí supo imponer su capacidad negociadora el Dr. Werner Funk, que se hizo con la Presidencia en las elecciones de 1956.

 

"WERNER FUNK" - LA CONSOLIDACIÓN DE LA SV.


funk.jpg

 

 

 

Funk, cuarto presidente electo de la historia del Club, supo salvar con éxito ese difícil momento, cubriendo con gran criterio el período, del 56 al 71, en el que terminará de consolidar definitivamente la ya imponente estructura del Club.

 



Funk se ganó desde el primer momento la confianza de todos, consiguiendo que le fuese encomendado el juicio de la Abierta Machos desde la primera Sieger de su mandato presidencial, en la que debió realizar algunas concesiones y dar “una de cal y otra de arena” para satisfacer a los partidarios de una y otra corriente entonces enfrentadas, pero consiguiendo aplacar todos los ánimos.

En 1954 proclamó otra vez Sieger a Lido, aunque dejando entrever en el rapport una disconformidad contenida, a través de aquellas palabras: “Si a primera vista podría no dar la mejor impresión....”.


En 1955 ya era más dueño de la situación, y favorecido además por el excesivo refinamiento que se había dado en la descendencia de Lido, proclamó Sieger a Alf von Nordfelsen, un perro que puede decirse que fue una “apuesta personal” de Funk, y que sería clave en las líneas de futuro. Este y la descendencia de Rolf volverían a ocupar los primeros lugares de la Siegerschau de ahí en adelante.
En 1956, coincidiendo con la celebración del Campeonato Mundial de todas las razas de la FCI (Federation Cynologique International), surge un enfrentamiento entre la SV y la Sociedad Canina Alemana, la VDH.
La Sieger se ve obligada a adelantarse al mes de mayo, y la VDH pretendía además imponer una rglamentación sobre pruebas de trabajo que la SV no se mostró dispuesto a aceptar, amenazando con la baja de los 40.000 socios que estaban afiliados a la Sociedad Canina, y su paso a la UCI (Unión Cinológica Internacional), una sociedad escindida de la FCI, que luchaba entonces por imponerse a ella. Funk, otra vez, se manifestó como hábil político, ganando aquel "pulso" a la VDH, y logrando que la SV fuese reconocido como una asociación completamente autónoma, con capacidad independiente para organizar sus pruebas y para la tenencia y llevaduría de su propio libro de orígenes de la raza.
Tras este éxito, Funk se habrá afirmado notablemente en la Presidencia del Club, y ya desde el 57 tratará de imponer con todo empeño y fuerza su criterio. En la Sieger de Hamburgo de ese año concede, sólo 3 Ausieses y señala que es hora de realizar entre todos un esfuerzo mayor para aspirar a más altas metas; que el título de Auslese, ya sólo será concedido a los perros excepcionales, a aquellos que verdaderamente destaquen y demuestren además sus óptimas condiciones en el ring, y emprende así una dura selección de los mejores que mantendrá en el futuro.

En ese año, 1957, Heinz Röper, del famoso afijo "Sieben Faulen", juzga la clase abierta hembras, pero después será Trox el que forme un perfecto dúo con Funk para dar en esta clase los más ajustados complementos a los machos destacados en la clase de trabajo, desde 1 958 hasta 1967. Por entonces, además de la SV Siegerschau de estructura y la SVLeistungsiegerschau de trabajo, se celebran todos los años la SV Diensthundeführer o Campeonato de Trabajo para las Fuerzas Armadas, y la SV-Preishüttensiegerschau, o Campeonato de Pastoreo. Algunos de los Ausleses empiezan ya a aportar como méritos, además del KkI, 1ª, un SchH 111 y una FH (prueba especial de rastreo), y el mundo del trabajo y el de la belleza se entremezclan, viéndose algunos perros de trabajo destacados incluso con el título de Ausiese. El número de perros participantes en la clase abierta crece cada año, y, entre ellos, desciende notablemente el de los que no aportan una prueba de trabajo y la selección.

zibu_v._haus_schtting.jpg

 

En 1964, un perro criado por el propio Werner Funk, ZIBU V. HAUS SCHÜTTING alcanza el título de Sieger, y es V1 un perro de trascendental proyección futura: LIDO V. D. WIENERAU, cuya hermana de camada, LANDA , será Siegerin al año siguiente, 1965. "Lido" presentaba un defecto de pigmentación, con uñas claras, que le impidió entonces alcanzar el VA; además, no estaba exento de displasia, aunque éste no era aún un requisito imprescindible, puesto que se estaba iniciando prácticamente la investigación sobre esta enfermedad hereditaria, y el SV aún no había reglamentado nada al respecto.

 


lido_v._wienerau.jpgSin embargo, en estos años saltaba ya a la fama aquel afijo "Von der Wienerau", de Walter Martin. Al lado de Walter, un joven Hermann, hermano menor de éste, participaba de los primeros éxitos "Wienerau'. Y en aquel momento vuelve a surgir el problema de la tendencia a la "sobretalla". En la Sieger del 65, Funk hace hincapié en esta dificultad que, periódicamente, surge con el pastor alemán. Quizá por un "gusto" de los aficionados por los imponentes machos con claros visos de “sobretipificación”, quizá por un código genético oculto que, de vez en cuando aparece lo cierto es que en la historia de la raza es algo recurrente y difícil de erradicar. Más cuando hay períodos en que se deja cierta “manga ancha" con esta característica, que luego debe volver a corregirse de forma un tanto enérgica.

 


En 1966, formaba parte ya de la junta de Crianza un hombre, el Dr. Christopher Rummel, que llegará después a presidir el Club. Preocupado y estudioso de la displasia de cadera, influirá entonces en la implantación del sistema de control radiológico de esta enfermedad, que se pondrá en marcha, a título voluntario en ese mismo año. También en 1966, BODO V. LIERBERG es Auslese 7º, y en el 67 se proclama Sieger, con su hermano BERND V. LIEBERG como VA3. Estos dos perros serán el origen de una rama fundamental en el mundo del trabajo, transmitiendo un sólido carácter a su progenie.

bodo_v._lierberg.jpg

bernd_v._lierberg.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1971 sería el último año de Werner Funk en la Presidenia de la SV. Hombre afable, de sutil ironía, astuto y capaz negociador y político, al que siempre le acompañó su poblado mostacho y su inseparable bastón, tocado con su sombrero de paño, llevó a la SV a la autonomía y a la independencia, consolidó su estructura, y supo aunar los esfuerzos de todos en una sola dirección, reafirmando el entramado social del Club, del que se hizo cargo en condiciones bastante difíciles. Devolvió a la Presidencia aquel prestigio que corrió peligro en los últimos años de mandato de su antecesor, y llevó a la raza a la "modernidad", en el sentido de que "descubrió” a los perros" que han sido origen de las líneas de sangre que hoy tienen mayor vigencia, aunque quizá la “Era Funk" sea más recordada por el trascendental afianzamiento político que la SV logró en esos años.

 

CONTINUA EN "HISTORIA III".


Esta categoría está actualmente vacía

Formulario de acceso






¿Recuperar clave?

¿Quién está en línea?



¿Buscas un pedigree?
(Nombre del perro)

Indice :  
Resultados :