FORO DE DISCUSIONES
 
Inicio arrow La Raza arrow Historia IV
 
Historia lV


"HERMANN MARTIN”. LA HOMOGENIZACION DEL TIPO.

martin.jpg

El menor de los hermanos Martin, aquel que se asomó al ámbito del Pastor Alemán como auxiliar de su famoso hermano, y tuvo sus primeras actuaciones en los rings como presentador de perros "Wienerau", había cursado la carrera de Derecho y era ya notario en Vierheim. Contaba entonces con 45 años de edad y dentro de la SV. había realizado una "carrera" metódica. Socio desde 1962, tenía su afijo "von Arminius" desde 1972. Antes, en 1970, había sido designado juez especialista de la raza, y en 1974 ocupaba ya el cargo de Comisario de Cría del Club, nombrándosele "Körmeister" en 1975 y siendo el encargado de enjuiciar la clase de trabajo hembras de la Siegerschau desde aquel mismo año.

 



Accedía a la Presidencia del Club con un proyecto nuevo: La homogeneización del "tipo" del perro de Pastor Alemán, la unificación de la apariencia externa de la raza, con ya más de ochenta años de existencia, y que aún mantenía una diversidad y multiplicidad de fenotipos. Tras posesión de su nuevo cargo, Hermann Martin juzgaría por primera vez la clase abierta machos en la Siegerschau de 1983, auxiliado del Dr. Ernst Beck en la homónima clase hembras. Concederá un total de once títulos de Auslese, en los que predominaría la línea Canto, aunque dió entrada en este grupo a un joven Uran von Wildsteiger Land, procedente de aquella camada "U" que antes comentábamos, que ocupó entonces el VA3. "Uran", que el año anterior había sido también cabeza de la clase jóvenes, era hijo de Palme, la hermana de la Siegerin de 1982 Perle V. Wildsteiger Land, juzgada entonces por el mismo Martin, que apostaba decididamente por este perro. "Uran" respondía a ese tipo que Hermann tenía previsto imponer, y toda la afición secundaría su proyecto, transformando a este ejemplar en un auténtico "monstruo" de la reproducción, que ya desde 1.984 presentó los grupos de reproductor más numerosos de la Siegerschau, con un récord en 1.986 de casi 100 hijos. Su hermana de camada "Ulme v.Wildsteiger Land" conseguiría el VA 8 en 1.984 y el título de Siegerin en 1.985, sirviendo también de apoyo a su prolífico hermano, que en esos dos años se proclamó Sieger absoluto de la clase de Trabajo machos.

ulme_v._wildsteiger_land.jpgEl legado de Uran supone la transición de las líneas "antiguas" a las "modernas". Fijó en su descendencia una buena línea dorsal, muy buenas proporciones y angulaciones, una excelente grupa y, ante todo, contribuyó notablemente a la "normalización" de las caderas, produciendo ejemplares totalmente libres de la temida displasia. Como única objeción quizá cabría imputarle la transmisión de un menos atractivo manto negro posiblemente heredado de su abuela materna Fina v. Badsee, fina_v._badsee.jpgque perdía la forma característicia de "silla de montar" sobre los costados, trocándose en una nítida franja horizontal menos estética y que, con el tiempo, además iba disminuyendo, de forma tal, que, en algunos casos, llegaba a desaparecer casi ese color negro sobre el lomo y los costados. Pero si este doble Sieger del 84 y 85 ha sido trascendental en el desarrollo posterior de la raza, no lo sería menos el que lo sucedió. En 1986 y en 1987 el vencedor de la clase abierta machos será Quando v. Arminius, un hermano de madre de "Uran", como antes dijimos, pero que era el depositario de casi todos los atributos que a su abuelo paterno, Lasso di Val Sole, y que también se consagraría como serio continuador de la línea de Quanto, su bisabuelo. Estructuralmente, acaso, algo inferior que "Uran", sobre todo en lo referente a la posición e inclinación de la grupa, aportará, sin embargo, mucha mayor tipicidad y masculinidad, mejores cabezas, mucho mejor color y pigmentación, y con un manto negro, entero e intenso, que será capaz de transmitir a su descendencia. "Quando" se vió apoyado también por un importante grupo de progenie desde sus comienzos y por unos excelentes hermanos de camada (Quino, Queno, Quindo, Quana, Quena, Quina y Quitta), que ejercieron, respectivamente, una sobresaliente influencia en la cría y en la fijación de ese tipo particular, denominado desde entonces "tipo Quando". En 1987 irrumpieron en la clase abierta tres imponentes hijos de este perro, Iso v. Bergmannshof, Odin v. Tannenmeise y Enzo v.d. Burg Aliso, los dos primeros galardonados con el título de Auslese, y el tercero Excelente punta, quizá también porque hubiera sido demasiado incluir tres hijos de "Quando" entre los VA de ese año, ya que cualidades tampoco le faltaban a "Enzo" para haberlo sido.

zamb_wienerau.jpgjeck_v_noricum.jpgenzo_v._burg_aliso.jpg

 

Desde ese momento se vería sólidamente asegurada la continuidad de "Quando". "Uran, por su parte, había dado origen a un ejemplar de excepción: Eiko v. Kirschental (VA3 en el 86, VA2 en el 87 y Sieger en el 88), que aunque era un producto equilibrado (5-3) Quanto y (5-4) Canto, poseía una tipicidad más cercana a la línea de su madre Xitta v. Kirschental hija de "Lasso di Val Sole". También tuvo cabida entre los Ausleses de esos tiempos otro hijo de "Uran", Yambo v. Wildsteiger land, muy bueno estructuralmente, aunque con no tan buena posición de la grupa como su padre, y con un muy escaso manto negro en su pelaje. Ahora bien, con la descedencia femenina de "Uran", sería un caso aparte. En esa década de los ochenta la clase de trabajo hembras tendrá más protagonistas de excepción las hijas de "Uran": Palme v. Bad-Boll (VA3 en el 86 y VA2 en el 87), Ulme v. Haus Dexel (VA5 en el 87 y VA4 en el 88), Ronda v. Haus Beck (Siegerin en el 88), Uta v. Batu (VA3 en el 88 y VA3 en el 89), Tilka v. Haus Beck (VA7 en el 89) y muchas más excelentes "de punta" coparon siempre los primeros puestos de la Siegerschau, dando muestra de su extraordinaria categoría. En Francia, muy especialmente, "Uran" causó furor seleccionándose como reproductoras hijas suyas que hicieron subir espectacularmente el nivel de cría en el vecino país. Un hijo suyo nacido allí, Aurasi du Val D'Anzin, que consiguió un destacado puesto de Excelente en Alemania, fue también el encargado de perpetuar a "Uran" en la cría francesa. En Alemania, el soporte de esa continuidad por vía paterna recayó en el magnífico Eiko v. Kirschental.

eiko_v._kischental.jpg

 

 

 

 

 

 

La línea de Mutz en los 80 se sustentó en la descendencia de Jony v.d. Rheinhalle, principalmente a través de su hijo Jupp v.d. Haller Farm.

natz_v._hasenborn.jpg

 

Éste dió lugar a Natz v. Hasenborn, cuatro veces Auslese en el 83, 84, 85 y 86, y a Putz v. Arkjakjo, V1 en 1983, sin entrar en el grupo de Ausleses por la falta de pruebas de trabajo en su abuela Granny v. Twentebloed, pero a quien el coraje de su propietario le llevó a conseguir más tarde el VA en el 84 y en el 85, tras realizar el esfuerzo de sacar esas pruebas a aquella perra, ya con casi nueve años de edad.

 

 

 

La otra rama próspera de Mutz se decantó en la descendencia de su hijo Kuno v. Weitweg, que a través del padre de "Palme", Nick v.d. Wienerau, dio lugar a Kim v.d. Michallwiese, y éste a Fando v. Südblick, de origen holandés, que fue VA8 en el 88 y en el 89, proporcionando otra rama alternativa de esta cepa Mutz.

fando_v._sudblick.jpg

 

 

 

 

 

 

 

Canto se vería asimismo representado en la cría con muchos ejemplares Ausleses como Yoll y Vango v. Adeloga, Apoll v. Haus Tigges, Kanto v. Konigsträssle, Quarz v. Holtkämper See, Zasko v. Mönchberg, Valk v. Michelstädter Rathaus, Dingo v. Haus Gero y Onex v. Batu. Las líneas de trabajo, por su parte, se siguieron asentando en las ramas surgidas de Bernd y Bodo v. Lieberg; de Frei v.d. Gugge, su hijo Enno v. Antrefftal y su nieto Drigon v. Fürmannshof; en la de Racker v. Itzal y en la de la extraordinaria reproductora Quicke v. Itzal, hermana de la madre de "Racker". En la RFA, un afijo, dentro de las líneas de trabajo, se hacía con un renombre similar a "Wienerau" en la belleza, "von Bungalow". Especializado en las líneas de perros de trabajo desde los años sesenta, producía ejemplares de extraordinario valor para la competición y más para la crianza, con varias generaciones de perros de su propio afijo, a la manera de "Trienzbachtal" en la cría de perros de estructura, consiguiendo la continuidad de "sus propias" líneas. Muchos otros criadores eran los que cubrían con sementales y se hacían también con hembras "von Bungalow" para la cría. Actualmente, una buena parte de los perros mejor clasificados en los campeonatos de trabajo tienen en su pedigree perros de este mítico afijo: Nanouc, Conny, Horby, Viper, Matsch, Mike, Acco, Boa, Bebe, Rina, Umsa, Kad, Senta, Jaja, la magnifica reproductora Pali v. Bungalow, etc. son algunos de los que mayor trascendencia han tenido. De la misma manera, al otro lado de la “cortina de hierro”, en la RDA, "von Glockeneck" jugaba también un papel similar, originando ejemplares de extraordinaria utilidad que incluso se importaban a la RFA, o a los que se acudía desde allí para cubrir hembras. Unos de los más importantes perros de aquel afijo ha sido Pascha v. Glockeneck, bisnieto de "Bernd" a través de Pushkass v. Haus Himpel y de Falk v.d. Gundorfer Höhe, ambos nacidos también en la Alemania del Este.

Otro de los grandes perros de trabajo de aquella época fue Greif zum Lahntal, quien también trazaría su indeleble marca en las generaciones futuras. Muchos ejemplares de estructura fueron también utilizados en la cría de trabajo, buscando la mejora anatómica y obteniendo muchas veces buenos resultados. La línea Mutz se "lleva la palma" en ese tipo de combinaciones, pero también otros perros de otras procedencias han sido utilizados en ocasiones con éxito. El Auslese Hero v. Lauerhof, por ejemplo, se cuenta hoy entre los ascendientes de importantes perros de trabajo, a pesar de provenir de una línea, la de Jupp v.d. Murrenhütte y Klodo v.d. Eremithenklause, que no se caracterizaba por tener temperamentos firmes. También Canto, Quanto y hasta Marko están entre los antecesores de perros de trabajo que seguramente han podido obtener el Körung de 1ª gracias a esa compensación morfológica introducida en su día en sus líneas de sangre.

También por entonces no era infrecuente la incursión de afijos, más centrados en las líneas de estructura, en el mundo del trabajo. Al ya mencionado "von Kirschental" hay que sumar otros como "Schwarzen Zwinger", "Kreuzbaum", "Neffetal", etc., e incluso otros aún más característicos por la cría de belleza como "Bergmannshof", Haus Beck", e incluso algún "Wienerau", sólo por poner ejemplos bien conocidos. Pasado un tiempo desde el inicio de su presidencia, Hermman vió surgir algunas corrientes opuestas a él. En 1987 y 1988 algunas voces empezaron a elevarse contra su persona, entre otras cosas porque la mayor parte de los Ausleses que se habían designado en ese tiempo eran o procedían de su propio afijo "von Arminius". Fue criticado por ello y comenzaron a aumentar el número de ausencias y de deserciones en la clase abierta machos de la Siegerschau, lo que llegó a preocupar seriamente a la Junta Directiva de la S.V. mientras los detractores de Martin propagaban una imagen suya egoísta y oportunista.

En 1987 el juez Dr. Simon, aquel que años antes protagonizara la polémica en cuanto a la transmisión hemofílica de Canto, volvió a saltar al primer plano de la controversia. Esta vez como consecuencia de su pública denuncia de una presunta malformación de la boca del ya entonces doble Sieger "Quando v. Arminius", descubierta precisamente a través de una fotografía suya publicada en la mismisima "SV-Zeitung", la revista del S.V. En esa fotografía se podía observar un anómalo alineamiento de los incisivos inferiores del perro. En su defensa, Martin arguyó que él no había señalado este leve defecto en sus rapports porque tampoco ningún otro juez lo había advertido nunca. Convenció tan poco su explicación que se desataron otra vez en el seno de la SV los enfrentamientos y las disensiones. Se habló en algunos casos de una "trama" conspiradora en contra del Presidente, y se volvió a correr incluso el riesgo de cisma dentro del club, promovido por la oposición a Hermann, quien estuvo a punto de dimitir por las fuertes presiones a que entonces se vió sometido. Finalmente, la Junta Directiva acordó tomar unas decisiones que apaciguaran un poco los ánimos. Primero se convocó a la Comisión de Cría de la SV, para que examinara a "Quando", y tras ello se hizo público un comunicado con el dictamen de ésta, asegurando que el perro estaba libre de todo defecto en su dentadura. Se encendieron entonces aún más las inquinas entre los recelosos con la política del Presidente, pues la referida fotografía mostraba con toda evidencia la existencia de una anomalía, y así la Junta Directiva se veía obligada a recurrir y solicitar un diagnóstico objetivo de un prestigioso experto alemán. Esta vez el resultado de esa prueba pericial fue la apreciación de que dos piezas dentales de los cuatro incisivos inferiores estaban efectivamente adelantados o "salidos hacia afuera" aunque se añadía que podía achacarse posiblemente a la edad del animal en aquel momento. Lo cierto es que según algunos autores, "Quando" presentó realmente ese defecto en su dentadura, el cual, además, se pudo apreciar con posterioridad en algunos de sus descendientes.
Al poco tiempo de esta "marejada”, cedieron aquellas corrientes escisionistas y la SV recuperó su estabilidad, con un Hermann Martin totalmente afianzado en la Presidencia, aunque habrá de pasar más de un lustro para que otro "von Arminius" ocupe un puesto entre los Ausleses, aplacándose así las críticas que en ese aspecto surgieron contra él. En relación a "Quando", la tremenda calidad de sus descendientes acallaría por completo las voces que se levantaron contra él.

En 1989 el pronóstico falló. Eiko v. Kirschental, favorito para revalidar su corona de Sieger, no se presentó en plenitud de forma, viéndose relegado al tercer puesto, y Hermann dió la oportunidad a un hijo de "Quando", Iso v. Bergmannshof, el cual después no pudo aprovecharla a través de una firme descendencia. Fanto v. Hirschel, el último de los Canto "puros", sería Vicesieger. En cuarta posición se situaría Mark v. Haus Beck, hijo del discutido Fedor v. Arminius, muy superior a su padre en todo y que también por línea materna incorporaba "sangre Q" al ser hijo de "Quina". Quinto y sexto fueron dos representantes de la linea "Quanto" provenientes de la rama "particular" de Leopold Bucher, la "Trienzbachtal". Se trataba de Don v. Lennefetal y Jack v. Trienzbachtal. Con "Jack", Bucher consolidaba su propia línea de Quanto, la llamada desde entonces "línea Trienzbachtal", con ya cuatro generaciones de perros criados por él descendientes de Quanto. Cerrando el grupo de Ausleses de ese año estaban Zamb v.d. Wienerau, Fando v. Südblick y Jeck v. Noricum. "Zamb" y "Jeck" eran dos jóvenes hijos del arquetipo Odin v. Tannenmeise, el otro hijo de Quando que fue "sacrificado" al protagonismo de su hermano "Iso v. Bergmannshof" como continuador proclamado oficialmente de la línea paterna de Quando.

odin_v._tannenmeise.jpg"Odin" nacido en Holanda, fue un perro de una belleza impactante. Fue Sieger Joven en 1986, noveno y último Auslese en el 87 y VA6 en 1988. No alcanzaría mejores clasificaciones a causa de la falta de espíritu en el ring que quizá le hiciera moverse un tanto pesadamente, pero tenía una construcción ideal, una impresionante cabeza, un color envidiable y un sólido carácter heredado de su procedencia materna de Mutz. Grande, fuerte, algo masivo, atraía siempre la atención en las exposiciones en que se presentó. Pero creemos sinceramente que "Odin", como su bisabuelo "Lasso di Val Sole" en otra época, no fue tratado justamente, ya que, a falta de otra cosa que reprocharle, se recurrió a penalizar fuertemente su "falta de ganas" en el movimiento sobre el ring, algo que, sin embargo, se le "perdonó" más tarde a su hijo "Jeck v. Noricum", que se proclamó Sieger en 1993". Además, "Odin" fue severamente sancionado por realizar más de las 60 montas permitidas en el año 1988, algo que quizás a otros no se les ha "investigado" tan a fondo. Probablemente por ello, fue vendido a Japón, al parecer por una cifra récord entonces, pero dejando sin la posibilidad de cubrir con él a muchos criadores europeos ansiosos de haberlo hecho. No obstante, a Theodor Lugbauer y Walter Martin no se les "escapó", y de él obtuvieron los mejores perros de su vida y los mayores éxitos para sus respectivos afijos, "von Noricum" y "von Wienerau". "Odin", más tarde, volvería a recomprarse en Alemania, donde tuvo ocasión, otra vez, de realizar las últimas montas de su vida, que dieron lugar a extraordinarias camadas de los criadores que confiaron en él.

La década de los 90 se iniciaba, por lo tanto, con una línea Quanto desdoblada en tres ramas, la de "Uran", la de "Quando" y la de "Gundo". Por otra parte, Canto estaba representado por "Mark v. Haus Beck" y "Fanto v. Hirschel", principalmente, y Mutz continua su línea a través de "Natz v. Hasenborn" y "Fando v. Südblick", ya que la tercera rama de "Karo v. Asbacher Land" no daría unos frutos demasiado destacados. "Natz v. Hasenborn" a su vez, sólo tuvo continuidad por medio de su hijo "Cello v. Römerau", resultado de su unión con "Quana v. Arminius".

El panorama, en los albores de los noventa, era pues de una absoluta convergencia de sangres en la camada "Q v. Arminius", ya que las líneas más relevantes eran: la del propio "Quando" como continuador de Quanto; "Mark v. Haus Beck", hijo de "Quina" y siguiendo a Canto; y la de "Cello v.d. Römerau", hijo de "Quana" y representando a Mutz. Se "difuminaba" así la tricotomía de las tres líneas clásicas anteriores, que se acentuó aún más con la continuidad de "Uran" a través de su nieto "Yago v. Wildsteiger Land", fruto de la unión de "Eiko v. Kirschental" también con "Quina v. Arminius".

cello_v._romerau.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El intrincado plantel de Ausleses de los noventa, que cierran todas sus líneas en aquella camada "Q", es el auténtico responsable de que, a partir de su aparición en la escena de la crianza, se haya producido la mayor homogeneidad fenotípica de esta raza en toda su historia. Algo que quizá Hermann Martin concibió tiempo atrás como un objetivo a alcanzar y que, sin ninguna duda, supo llegar a conseguir. Pero, para lograr esa muy cercana apariencia de todos los perros actuales, se había recurrido a una cría endogámica otra vez, a unos cruces con muy próximas consanguinidades, que todavía no sabemos exactamente si tendrán unos "efectos secundarios" indeseados. El riesgo se irá disipando, sin duda, a medida que transcurran las generaciones, siempre y cuando no se siga insistiendo en la cría consanguínea nuevamente, claro está.

Esta semejanza morfológica nunca antes vista, de casi todos los Pastores Alemanes actuales de líneas de estructura, con su cara y su posible cruz, es uno de los principales méritos que hay que atribuir a la etapa presidencial de Hermann Martin en lo referente a la evolución de la raza, cuyo máximo exponente sea, quizás, aquel "dream team", aquel flamante grupo de cría con el que Walter Martin ganaba esa clase en la Siegerschau de Düsseldorf en 1992, en la que la homogeneidad fenotípica de aquellos seis ejemplares que lo constituían era extraordinaria.

Desde aquel entonces hasta ahora, en lo que vá de esta última década del siglo XX, podemos decir que se ha impuesto claramente, con Hermann, la línea Quanto. En estos años, hasta 1996, la línea Mutz ha dado un total de cuatro machos que han conseguido tres veces el título de Auslese, y siete hembras con nueve títulos. La línea Canto ha dado ocho machos veinte veces Ausleses y dieciséis hembras veinte veces Ausleses también. Por su parte, la línea de Quanto ha estado representada por catorce machos con treinta y dos títulos de Ausleses y diecinueve hembras veintisiete veces Ausleses, entre ellos cuatro Siegers y siete Siegerinas, es decir, todos los años de esta década ha sido Siegerin una perra de esta línea. En las líneas de trabajo parece advertirse un tímido acercamiento hacia la mejora estructural, aunque existe aún un abismo entre ambas tendencias selectivas de la raza, mientras que en las líneas de estructura comienzan a valorarse primordialmente más las actitudes que las aptitudes del perro.

messler.jpgLa "etapa Martin" acabó en 1994 cuando no se presento a la reelección, ocupando desde entonces la Presidencia de la SV el Sr. Peter Messler, criador con el afijo "von Tronje", no demasiado conocido en aquel tiempo. Sin embargo Hermann Martin siguió al frente de la WUSV y ostentando el título de Presidente de Honor de la SV hasta su muerte en el mes de septiembre de 1996, pocos días después de la Siegerschau de Karlsrühe y casi coincidiendo, por escasas fechas, con la desaparición también de su hermano Walter, fallecido poco antes de esa Sieger. Trágica concurrencia que, en parte, ha servido para incrementar la leyenda de estos dos míticos personajes del mundo y de la historia del perro de Pastor Alemán.

En la presidencia de la WUSV, desde 1985 hasta su muerte, Hermann Martin llevó a cabo una gran actividad impulsadora de esta Asociación. De los 38 países que la componían en el 85, consiguió pasar a 66 naciones asociadas, constituídas por un total de 450.000 personas afiliadas en todo el mundo. Una expansión que, por su tremenda magnitud, no necesita siquiera de ningún comentario añadido.

La SV por su parte, aumento de los 83.000 socios de la etapa de Rummel a una cifra próxima a los 120.000, aunque buena parte de este incremento se debió al proceso de la unificación de las dos Alemanias tras la caída del muro de Berlín, algo que obligó a la reestructuración del Club para acoger a la afición del Este que se incorporaba a la nueva estructura social conjunta, lo cual fue también una responsabilidad para Martin, que supo llevar a cabo magistralmente.
Desde 1992, Hermann ocupó, como antes lo había hecho su predecesor Rummel, la vicepresidencia de la V.D.H., y desde ese cargo estrechó las relaciones entre las dos instituciones caninas germanas, iniciando también un acercamiento entre las instancias homólogas a nivel internacional, la WUSV y la FCI. Hermann Martin se ha consagrado finalmente como una de las más importantes figuras en la historia de la SV, con una más que meritoria labor a lo largo de su mandato, lo que hoy le ha valido un reconocimiento unánime y un respeto universal, llevándolo a "los altares" de esta institución.

La historia de la raza más extendida en el mundo continúa hoy su trasegar con un incansable paso de trotador, con crecimientos inusitados en algunos países orientales principalmente, con alto poder adquisitivo, que “compran” la más alta calidad en Alemania y la llevan a su territorio con el fin de consolidar, aún sin un éxito connotado, su trabajo en la crianza. La raza sigue adelante con una apertura tímida aún, pero notoria hacia otras latitudes de las cuales se extraen hoy grandes ejemplares con fines de crianza selectiva y son adoptados con beneplácito no sólo en algunos países europeos, sino también en la mismísima Alemania. La raza avanza, no sin el peso de amenazas tangibles en el campo político, al no haber mitigado oportunamente la división persistente entre la estructura y el trabajo. Si bien es cierto que este conflicto persiste, la actividad de crianza, trabajo y deporte es de grandes magnitudes en todo el orbe, con un prometedor incremento de la participación internacional, en la cual se nota un crecimiento de la importancia de la raza en países como España, Holanda, Italia, y en países latinoamericanos como Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y la importantísima actividad que se vive en Argentina, con una de las mayores y más prometedoras actividades pastoreras en el mundo hoy por hoy tanto en cantidad como en calidad.

 

(Este documento es adaptacion del original. Su fin en TUPASTORALEMAN es exclusivamente pedagógico).


Esta categoría está actualmente vacía

Formulario de acceso






¿Recuperar clave?

¿Quién está en línea?

Hay 1 invitado en línea


¿Buscas un pedigree?
(Nombre del perro)

Indice :  
Resultados :